Dependiente : ¿Quiere el chocolate para regalo? Noriko : Sí, ¿me lo envuelve en papel de regalo, por favor Dependiente : Sí, ahora mismo se lo envuelvo. 店員:プレゼント用のチョコレートにいたしましょうか? ノリコ:ええ、プレゼント用の包装紙でそれを包んでもらえますか?お願いします。 店員:はい、すぐにお包みします。

第17回 El secreto de la paella


Dependiente : ¿Quiere el chocolate para regalo? Noriko : Sí, ¿me lo envuelve en papel de regalo, por favor Dependiente : Sí, ahora mismo se lo envuelvo. 店員:プレゼント用のチョコレートにいたしましょうか? ノリコ:ええ、プレゼント用の包装紙でそれを包んでもらえますか?お願いします。 店員:はい、すぐにお包みします。

Cuando pensamos en la comida española siempre pensamos en la paella. Es un delicioso plato muy conocido por todo el mundo. Su origen se encuentra en Valencia, concretamente en una zona llamada La Albufera, donde hay un parque natural y arrozales.

La receta más antigua de la paella incluye anguila, caracoles y judías verdes. Con el tiempo, la receta original se adaptó a los ingredientes de cada zona. Así es como aparecen diferentes variantes. Actualmente, una de las más populares es la paella de mariscos, con gambas, calamares, almejas, mejillones… También me gusta mucho la paella de carne. Mi madre le ponía trozos de pollo y costillas de cerdo. Era deliciosa…

Cuando vivía en España nunca cociné paella. Siempre la hacía mi madre, algunos domingos. A veces venían mis tíos y comíamos todos juntos. Esa es una costumbre que todavía se conserva en España. Muchas familias se reúnen para comer paella y charlar animadamente los domingos.

Cuando vine a vivir a Japón le pedí a mi madre la receta de su paella para poder cocinarla aquí. Encontrar los ingredientes no fue muy difícil. Se venden todos esos mariscos en Japón también. Utilicé arroz japonés, sin lavar. No hubo problema. Pero, aunque la paella tenía los mismos ingredientes y las mismas cantidades, le faltaba un poco de sabor.

Le pregunté a mi madre cuál podía ser el problema. Juntas repasamos la lista de los ingredientes y el método de preparación. Entonces mi madre detectó el problema: que yo había utilizado gambas sin cabeza. Pero el secreto de una buena paella de mariscos radica en el sabor del caldo. Si las gambas no tienen cabeza, el sabor del caldo es diferente. Le falta sabor. Por eso, desde entonces compro las gambas con cabeza para la paella. ¡Ahora sí que tiene el sabor de España!

こんな記事も読まれています