José : No sé por qué, pero hoy me encuentro fatal. Reiko : ¿Fumas mucho? José : Sí, últimamente estoy un poco nervioso por culpa del trabajo. Reiko : Es mejor dejar de fumar y hacer deporte, si quieres relajarte. ホセ:なぜかわからないんだけど、きょうは調子が最悪だよ。 レイコ:タバコをたくさん吸うの? ホセ:うん、最近仕事のせいで少し神経質になっているんだ。 レイコ:もしリラックスをしたいならタバコをやめてスポーツをしたほうがいいわ。

第23回 La risa de los niños


José : No sé por qué, pero hoy me encuentro fatal. Reiko : ¿Fumas mucho? José : Sí, últimamente estoy un poco nervioso por culpa del trabajo. Reiko : Es mejor dejar de fumar y hacer deporte, si quieres relajarte. ホセ:なぜかわからないんだけど、きょうは調子が最悪だよ。 レイコ:タバコをたくさん吸うの? ホセ:うん、最近仕事のせいで少し神経質になっているんだ。 レイコ:もしリラックスをしたいならタバコをやめてスポーツをしたほうがいいわ。

El pasado miércoles se cumplieron 4 años desde el terremoto y el tsunami en la región de Tohoku. Es una tragedia que nunca olvidaremos.

Todavía muchos supervivientes viven en los refugios y muchas zonas no se han reconstruído. Pero también se han completado numerosos proyectos para ayudar a los supervivientes. Muchos voluntarios viajaron hasta las zonas dañadas para limpiar escombros, llevar ropa y comida, entretener a los niños…

Recientemente conocí a un señor mayor, jubilado, superviviente de Higashi Matsushima. Él me explicó cómo fueron los primeros días, semanas y meses tras el tsunami. Dice que, al principio, los refugios estaban en silencio. Sólo se escuchaban pequeños murmuros o sollozos. La gente apenas hablaba porque todos tenían un gran peso en el pecho que casi no les dejaba respirar. Sentían tantísimo dolor que muchos tampoco podían llorar.

Pero, poco a poco, entre los murmullos y los sollozos, se empezaron a escuchar las voces de los niños. Los niños empezaron a conversar y a jugar unos con otros. Se empezaron a escuchar las risas de los niños. En ese momento, cuando los adultos escucharon las risas de los niños, recobraron fuerzas para empezar a hacer algo. Empezaron a salir del refugio y organizar varios proyectos de limpieza y reconstrucción. Además, organizaron varios eventos para fomentar la comunicación.

La risa de los niños les dio tanta fuerza a algunas personas que empezaron a trabajar otra vez, recuperando negocios perdidos. Una pareja empezó otra vez su negocio de algas nori. Una de las comunidades de Higashi Matsushima organizó un evento en el que hicieron un makisushi larguísimo con esas algas nori. Medía muchos metros de largo y más de 100 personas ayudaron a prepararlo.

También comenzaron un proyecto llamado “Ao koinobori”, en el que recolectan las carpas azules de la decoración del Festival de los Niños. Las cuelgan todas juntas en una gran cuerda, para recordar a todos los niños y niñas que ya no están con nosotros y para dar fuerzas a los que sobrevivieron el desastre.

Deseo que la risa de los niños nunca se acabe.

こんな記事も読まれています