第41回 Paseando por Enoshima


Enoshima es un lugar excelente para ir de excursión. Muchos turistas visitan Kamakura y Enoshima el mismo día, pero yo creo que es mejor visitarlos por separado.

Enoshima guarda muchos secretos emocionantes. Tiene muchos rincones maravillosos y además es un gran punto de energía (power spot).

Muchas personas visitan Enoshima para comer shirasu, que son las crías de los pescados, y sazae, un tipo de caracola de mar. Muchos restaurantes ofrecen shirasudon, un bol de arroz con shirasu, y sazae a la parrilla. La mayoría son muy buenos, pero yo tengo uno favorito, que está al otro lado de la isla, tras recorrer todas las escaleras. Me encanta comer allí, en su balcón con vistas al mar…

Recorrer toda la isla es bastante sencillo, pero hay que subir y bajar muchas escaleras. (Aunque también hay escaleras mecánicas). Me encanta su paisaje simple y fuerte: el mar, los acantilados y los árboles. Una gran obra de arte de la naturaleza. También me gustan mucho las tiendas antiguas, los restaurantes y las cafeterías. Hay una casa de té donde podemos tomar matcha y dulces japoneses tradicionales en un jardín precioso. Siempre me siento allí a descansar, beber matcha y pintar algo en mi cuaderno.

Enoshima es una isla muy romántica, pero las parejas de novios que la visitan deben tener cuidado… Dice la leyenda que, Benzaiten, la diosa de Enoshima, se siente celosa de las parejas que visitan la isla y rompe su relación. Pero, según cuentan los habitantes de la isla, hay un truco para no ser víctima de los celos de la diosa: al entrar a la isla no hay que pasar por debajo del tori verde, es decir, el pórtico que marca el comienzo del lugar sagrado. Hay que pasar por al lado, aunque el espacio es estrecho. Además, la pareja debe ir a tocar la campana del dios Dragón que se encuentra en la isla. Esa campana se llama la “campana del amor”. Así ya no hay ningún peligro.

A mí me gusta mucho Benzaiten. Es la diosa de las artes. En Enoshima se puede contemplar la estatua de Benzaiten desnuda, tocando un biwa, un laúd japonés. Esa figura es tremendamente preciosa. Siempre recomiendo a mis amigos visitar Enoshima con tranquilidad. Disfrutar de su paisaje, de su jardín de flores, de su comida y, ¡de su onsen!.

こんな記事も読まれています