第73回 ¡Han florecido los ciruelos!


Esta semana han florecido los ciruelos que hay cerca de mi casa. ¡Qué bonitos son!, ¡y qué bien huelen! Me gusta mucho pasear por ese parque en esta época y sentir el aroma de esas flores. Si no hace frío, también me gusta sentarme a leer en un banco y contemplar las flores. Me gustan mucho los ciruelos de color rojo. Ese tono de rojo es precioso, siempre pienso que quiero un pintalabios de ese color.

Antiguamente, en Japón, las flores del ciruelo eran incluso más apreciadas que las del cerezo. Hay una enorme colección de poesías y canciones antiguas japonesas sobre los ciruelos. Parece ser que antes había más poesías sobre los ciruelos que sobre los cerezos.

Además de deleitarnos con sus flores, los ciruelos nos dan un fruto excelente: las ciruelas. Me encantan las ciruelas encurtidas, las deliciosas umeboshi. Son muy ácidas, pero eso no es un problema. Me gustan todos los tipos, las crujientes, las blandas y las secas. Me gusta comerlas con arroz, con pollo, con verduras o simplemente solas. Son excelentes para recuperar las fuerzas, por eso siempre las llevo conmigo cuando voy a la montaña a practicar senderismo.

Otra cosa que me encanta es el licor de ciruela, en japonés umeshu. No suelo beber mucho alcohol, pero me encanta ese licor tan dulce que casi parece zumo. A veces ayudo a mi suegra a preparar las ciruelas para hacer este licor en casa. Pinchamos las ciruelas con un tenedor y las metemos en unos bidones de plástico. Añadimos azúcar y algún tipo de alcohol blanco. Hay que esperar aproximadamente un año para poder tomar el licor. Se puede tomar antes, pero no es tan rico.

En España también hay ciruelos, pero son de otros tipos diferentes. Las ciruelas de España se comen como fruta fresca o se secan. Hay muchos tipos de ciruelas, pero a mí me gustan las rojas y las amarillas. ¡Son muy dulces! Si vais a España en verano no dejéis de probar las ciruelas, seguro que os gustarán mucho.

こんな記事も読まれています