第13回 Un año más

La noche del 31 de diciembre se llama Nochevieja. Es una noche muy especial, por eso las familias suelen reunirse para celebrar el fin del año juntos. En España no hay una comida típica de fin de año. Las familias suelen cocinar y cenar en casa algo delicioso.

En la televisión, igual que en Japón, hay programas de variedades, en los que varios artistas cantan, bailan o realizan actuaciones cómicas. Durante las décadas de los 80 y 90 todos esperábamos con ansia el programa de fin de año de los famosos humoristas “Martes y Trece”. Eran divertidísimos, no podíamos parar de reír…

En la televisión se ven las campanadas de fin de año en directo, desde la Puerta del Sol, en Madrid. La cuenta atrás son los 12 últimos segundos del año. Se cuentan con 12 campanadas, desde las 11h59’48’’ hasta las 00h00’00’’. Para que el Año Nuevo nos traiga suerte se comen 12 uvas. Una uva con cada campanada, al mismo tiempo. Por eso no hay suficiente tiempo para masticar las uvas y tragarlas. Es difícil comerlas tan rápido. Es muy divertido porque a muchos se les cae la baba o les da la risa y no pueden comer las uvas bien. Es un momento muy especial lleno de risas. No hay mejor manera de terminar y empezar el año, riendo junto a nuestros seres queridos.

Cuando suena la última campanada gritamos “¡Feliz Año Nuevo!” y se lanzan fuegos artificiales. En casa tiramos confeti y serpentinas. Después los jóvenes suelen salir de fiesta con sus amigos, a bailar a la discoteca. El resto suele quedarse en casa, bebiendo y charlando, hasta altas horas de la madrugada.

En ese momento siempre recuerdo una canción que me encanta. La canta “Mecano”, uno de los grupos musicales más exitosos en España en las décadas de los 80 y 90. La canción se titula “Un año más”. ¿Os apetece escucharla juntos? ¡Feliz Año Nuevo!

En la Puerta del Sol como el año que fue
otra vez el champagne y las uvas
y el alquitrán, de alfombra están.
Los petardos que borran sonidos de ayer
y acaloran el ánimo
para aceptar que ya, pasó uno más.
Y en el reloj de antaño
como de año en año
cinco minutos más para la cuenta atrás.
hacemos el balance de lo bueno y malo
cinco minutos antes de la cuenta atrás.
Marineros, soldados, solteros, casados,
amantes, andantes y alguno que otro
cura despistao.
entre gritos y pitos los españolitos
enormes, bajitos hacemos por una vez,
algo a la vez.
Y en el reloj de antaño
como de año en año
cinco minutos más para la cuenta atrás.
hacemos el balance de lo bueno y malo
cinco minutos antes de la cuenta atrás.
Y aunque para las uvas hay algunos nuevos
a los que ya no están le echaremos de menos
y a ver si espabilamos los que estamos vivos
y en el año que viene nos reímos.
1, 2, 3 y 4 y empieza otra vez
que la quinta es la una
y la sexta es la dos y así el siete es tres.
Y decimos adiós y pedimos a dios
que en el año que viene,
a ver si en vez de un millón
pueden ser dos.
En la puerta del sol
como el año que fue
otra vez el champagne y las uvas
y el alquitrán, de alfombra están.

関連記事

ページ上部へ戻る