第87回 El sapo

Esta historia me sucedió hace varios años, durante la época de lluvias, cuando vivía en un pequeño apartamento en Yokohama. Mi apartamento estaba cerca de la estación, era un edificio de solo dos plantas. Yo vivía en la planta baja.

Una tarde volvía del trabajo y estaba lloviendo muchísimo. Aunque llevaba un paraguas, hacía viento y la lluvia te mojaba bastante. Ese día me había comprado unos zapatos y los llevaba en su caja, dentro de una bolsa de plástico.

Cuando me acercaba a mi casa, vi que delante de la puerta había algo. Desde lejos parecía una piedra grande. Pero cuando me acerqué vi que era un sapo. Era un sapo enorme, ¡creo que medía unos 20 cm de altura! Era marrón oscuro y tenía muchas verrugas en la piel.

El sapo estaba justo delante de la puerta de mi casa, así que, para abrir la puerta, tenía que pasar por encima del sapo. Eso no me parecía buena idea… Tenía miedo de que el sapo saltara sobre mi pierna y fuera venenoso… Así que cerré mi paraguas e intenté empujarle delicadamente con él. Pero el sapo no se movía. Le empujé otra vez con el paraguas abierto y el sapo se enfadó. Levantó las patas delanteras y emitió un extraño sonido, un tipo de gruñido, abriendo mucho la boca. Me asusté y dejé de empujarle. Pero el sapo seguía delante de la puerta y yo no podía entrar…

En ese momento tuve una idea: lanzar la bolsa con los zapatos cerca del sapo, para asustarle y hacerle saltar. Lancé la bolsa, pero el sapo no se asustó. ¡¡¡Se subió encima de la bolsa de mis zapatos!!! Pero, al menos, se había movido un poco. Ahora sí podía abrir con cuidado la puerta de mi casa y entrar rápido. Pero no podía recoger la bolsa con mis zapatos porque el sapo estaba encima…

Finalmente decidí entrar en mi casa y esperar hasta que el sapo se fuera para recoger mis zapatos… Pero el sapo estuvo encima de ellos toda la noche… Al fin, por la mañana, pude recoger mis zapatos…

Ahora me da mucha risa, pero en aquel momento no era nada divertido… ¡ja, ja, ja!

関連記事

ページ上部へ戻る