第101回 Las farmacias

Las farmacias de España y las de Japón son totalmente diferentes. Primero, es importante aclarar que en España solo se venden medicinas en las farmacias, incluso las medicinas que no necesitan receta médica. Pero en Japón se venden medicinas sin receta médica en las droguerías. En las droguerías de España no se venden medicinas.

Cuando vivía en Barcelona tenía una farmacia muy cerca de casa. Si necesitábamos medicinas siempre las comprábamos allí. Cuando yo era pequeña me gustaba mucho ir a la farmacia. Me encantaba entrar en la tienda y sentir ese olor tan especial: una mezcla de olor a limpio con un olor químico y un toque de limón… nunca podré olvidarlo.

Además de vender medicinas, las farmacias venden muchos productos diferentes relacionados con la salud. Por ejemplo, vitaminas, pasta de dientes, maquillaje sin químicos… A mí me gustaban mucho unos caramelos de miel y hierbas para la garganta. Mi madre me los compraba cuando me resfriaba.

Otra cosa divertida de las farmacias era utilizar la báscula. Cuando yo era pequeña solía pesarme en la farmacia. Costaba 5 pesetas (más o menos unos 5 yenes). Me gustaba saber mi peso. Al ver como aumentaba, podía entender que yo crecía. Mi madre solía tomarse la tensión en la farmacia. Yo nunca lo hice, pero siempre quería probar. Aunque esa máquina que parecía apretar mucho el brazo me daba un poco de miedo…

El farmacéutico jefe de esa farmacia era un señor muy amable. Siempre estaba sonriendo y gastaba bromas a los clientes. Era muy simpático, siempre intentaba hacerme reír. Muchas veces me regalaba caramelos. Ahora ese señor ya está jubilado, pero sus hijas trabajan en la farmacia. Sus hijas son más serias, pero son dos chicas muy inteligentes.

Cuando viajo a Barcelona suelo ir a esa farmacia y comprar caramelos para la garganta… me trae muy buenos recuerdos… ¡ah, qué nostalgia!

関連記事

ページ上部へ戻る